Dios es fiel en la tentación.

Hace unos años asistí a un concierto de Café Tacuba. No era el típico escenario al que estoy acostumbrado en donde los asientos están asignados, numerados y sobre todo fijos al piso. Para alguien como yo, temeroso a las aglomeraciones, la sola sensación de saber que estaría de pie durante horas, justo en medio de decenas de personas y sin poderme mover más de 1 metro a mi alrededor ya representaba un riesgo.


A pesar de que las circunstancias representaban un peligro para mí y mi esposa, decidimos acercarnos más y más al escenario. Se sentía bien, la adrenalina subía, y a medida que notaba que "no pasaba nada" nos acercamos más.


Cuando menos lo notamos, ya estábamos en medio del amontonamiento, muy apretados, sintiendo el peso de las demás personas en nuestras espaldas. Los aventones y el descontrol se hacían cada vez más intensos. De pronto, se apagan las luces, comienzan los gritos y con un estruendo comienza el concierto al sonido de "El fin de la infancia" (si conocen la música de Café Tacuba saben que es una canción con mucha energía, y más si es en vivo).


Inmediatamente todos comenzaron a brincar, a empujar, a gritar, a cantar y hasta a bailar slam. Era imposible mantenerse estático, trataba de proteger a mi esposa pero era imposible hacerlo, me costaba trabajo respirar. Perdí la sensación de seguridad que da tener los pies firmes en tierra. Tenía dos opciones, confiar en Dios que nada me pasaría o salir huyendo de una situación que, de antemano, sabía que era un riesgo para mi.


Tentación o prueba?


Si dijiste prueba déjame decirte que no fue así. Definitivamente Dios nos cuida de todo, pero nunca nos podría en una situación de riesgo; te conoce tan bien, que nunca te pondría al borde de tus propios límites. La biblia dice que "hasta ahora, ninguna prueba nos ha sobrevenido que no pueda considerarse humanamente soportable. Dios es fiel y no permitirá que seamos puestos a prueba más allá de nuestras propias fuerzas; al contrario, junto con la prueba nos proporciona también la manera de superarla con éxito." (1 Cor. 10:13 BHTI).


Esta es la confianza que tenemos en Dios, esta es nuestra tierra firme. Sin embargo, el problema con la tentación es que justamente atenta contra la confianza que tienes en Dios y que Él mismo nos tiene.


Como Padre, respalda nuestras decisiones, aunque no siempre las aprueba. Por lo tanto, cuando estamos fuera del orden de Dios todo se nos hace fácil porque pensamos en nuestro placer y no en nuestro deber. Estamos transgrediendo conscientemente la confianza de Dios.


Si estás haciendo algo que está atentando contra tu fidelidad (y sé que lo sabes); huye, sal inmediatamente de esa situación. Dios sabe de antemano como terminará, pero es tu decisión cuándo reconocer que el Señor es tu ayuda fiel, ya sea antes o después de que hayas perdido todo.


Ese día retrocedimos unos cuantos metros, salimos del montón y pudimos disfrutar de un gran concierto. En realidad fue mi culpa, que sabiendo de mis problemas con las multitudes me fuera tan adelante incluso poniendo en riesgo a mi esposa; pero la tentación era grande y el gusto de estar ahí más; pero qué necesidad, no?



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo