No vivas por miedo, camina por fe.

No pierdas el tiempo preocupándote por el mañana, pero prepárate sabiamente.


Uno de los consejos más repetidos en la Biblia es "no temas". Jesús nos dijo en el Sermón del Monte que no nos preocupáramos por el mañana. Y Pablo escribió a los filipenses: “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4: 6-7 (NIV)


Asimismo, la Biblia dice mucho sobre cómo prepararnos, ante cualquier contingencia. El libro de los Proverbios, por ejemplo, nos enseña que veamos a la hormiga como un ejemplo de guardar en verano las provisiones que necesitaremos en invierno. También dice que debemos ponernos la armadura de Dios y estar listos para la batalla espiritual. Y Jesús advirtió al pueblo judío en Mateo 24 que Jerusalén sería asediada y que huirían lejos de la ciudad cuando llegara el momento.


Entonces ¿deberías temer o no temer? Mientras escribo esto, el #coronavirus está mostrando sus efectos secundarios al mundo. Países como Italia, Francia, e Inglaterra han estado colapsando poco a poco en repetidas ocaciones durante los últimos 18 meses. En Estados Unidos, vimos el impacto en su economía y forma de vida tradicional, donde por ejemplo la #NBA suspendió su temporada 2020 hasta que las cosas se calmaron y el #NYSE y el #NASDAQ (mercado de valores) han estado cayendo y recuperándose continuamente. En México, estamos en medio de una tercera ola de contagios, la #BMV no se ha recuperado desde marzo de 2020, y algunas empresas han enviado a sus colaboradores a sus casas esperando mitigar el riesgo de contagio.



¿Deberías preocuparte o no por esto?


Permítanme compartir tres consejos para traer paz en medio del caos:


1. No permitas que la preocupación y el miedo dominen tu pensamiento. Como cristiano, creo firmemente que Dios tiene el control de todo para cuidar a sus hijos. El contesta nuestras oraciones y se preocupa por ti, lo que no significa que Dios siempre responderá a todas nuestras oraciones exactamente como nos gustaría. Debemos entender que vivimos en un mundo imperfecto. Experimentaremos problemas y sufriremos pérdidas. Pero incluso en medio del sufrimiento Dios nunca nos abandonará. Cuando confías en Jesús estás a salvo desde el punto de vista de la eternidad. Por lo tanto, podemos caminar por fe, no por miedo. Podemos ignorar el caos que nos rodea.


Para decirlo más claramente, en Cristo, nunca necesitamos asustarnos por situaciones que asustan a todos los demás. No podemos ser gobernados por la preocupación y la ansiedad. En cambio, ora por cada necesidad que tengas y luego confía en que Dios manejará las cosas de acuerdo con su naturaleza santa y amorosa.


2. Prepárate informándote con sentido común. En el caso del #COVID19, existe y esta disponible muchísima información sobre lo que está sucediendo a nivel mundial y cómo prepararse para ello. Así que prepárate. Procura tener suficientes alimentos, medicinas y suministros (precaución), pero no acumules en exceso (porque dañas a los demás). Toma medidas de higiene adicionales a las acostumbradas. Quédense en casa. Eviten viajes innecesarios. Y estén atentos a lo que realmente está sucediendo.


3. Ama a tu prójimo. Y aquí es donde podemos sobresalir. Aquí es donde tenemos la oportunidad de probar nuestra fe y dejar que el mundo vea nuestras obras para gloria de Dios y empatía para los demás. Entonces, si bien el “distanciamiento social” es prudente en cierto grado para frenar la enfermedad, puede haber momentos en que nuestra tarea sea enfrentar el riesgo y acercarnos a nuestros vecinos necesitados. De hecho, prepararte informándote con sentido común es una forma de amar a tu prójimo. Cuando tomas en serio las advertencias y trabajas para frenar la propagación de algo como el #coronavirus, en esencia estás protegiendo a las personas con las que tendrás contacto.


Piensa en esto:


Como seguidores de Jesús, creemos que detrás de cada tragedia hay una oportunidad para mostrar amor y compasión por aquellos que están sufriendo. Y el amor siempre requiere dejar a un lado el miedo en el mejor interés de compartir el evangelio.


No vivas por miedo, camina por fe. No pierdas el tiempo preocupándote por el mañana, pero prepárate sabiamente para el futuro. ¡Y nunca, nunca dejes de amar a los demás como lo hizo Jesus!


Podemos ayudarte; si necesitas platicar escríbenos a aliviooportuno@gmail.com






 

¿Te sientes angustiado, solo, o abandonado? Queremos y podemos ayudarte conoce más aquí:



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo