Poder ilimitado

“Ya que están tan deseosos de tener las capacidades especiales que da el Espíritu, procuren las que fortalecerán a toda la iglesia.” 1 Corintios 14:12 NTV


Cuando recién comencé a tener contacto con la vida cristiana tuve la oportunidad de conocer un libro que me pareció increíble, este comparaba la historia de #StarWars con la de los evangelios explicando sus similitudes entre los personajes, situaciones y enseñanzas que contaban ambos libros.


La posibilidad de que la historia de George Lucas fuera real, y que además estuviera basada en la Biblia, simplemente resultaba apasionante para un niño de 11 años que, con toda la inmadurez propia de su edad, se asumía a si mismo como un cristiano “hecho y derecho”.


Ahora, muchos años después, cuando pienso en la "fuerza" no puedo evitar reconocer el Espíritu de Dios hablándome en el subconsciente (tal como lo hiciera Obi Wan), permitiéndonos hacer cosas impresionantes, dándonos acceso a un poder ilimitado, e influyendo en las personas; pero tampoco puedo evitar pensar en las miles de formas en que ese mismo Espíritu puede ser mal interpretado y utilizado con las peores intenciones (el lado obscuro, de quienes lo utilizan).



Debemos aprender a controlar esa Fuerza, esos dones que nos han sido otorgados, y madurar, primero, por salud mental y para el bien de nuestra relación con Dios, y segundo, para el bien de la comunidad.


Es de vital importancia que busquemos ese poder supremo y no quedarnos en el nivel más básico de la fuerza, 1 Corintios 14:12 nos dice: “Ya que están tan deseosos de tener las capacidades especiales que da el Espíritu, procuren las que fortalecerán a toda la iglesia.”


Muchos se impresionan (o quieren impresionar) con manifestaciones del Espíritu, pero de qué sirve el espectáculo si no hay un verdadero mensaje, una raíz que nos sustente como iglesia y como individuos, porque “Tú darás gracias muy bien, pero eso no fortalecerá a la gente que te oye. ... no sean infantiles en su comprensión de estas cosas. Sean inocentes como bebés en cuanto a la maldad pero maduros en la comprensión de asuntos como estos.” (1 Cor. 14:17, 20 NTV).


Como en muchos otros casos, un poder y un conocimiento ilimitado pueden ser utilizados para mal o llenarnos de soberbia, orgullo, soledad y amargura. Por eso la recomendación de estudiar y crecer en sabiduría; no sabemos cuánto tiempo estaremos viviendo esta vida, pero lo que sí debemos saber, y estar plenamente seguros, es de nuestra madurez como creyentes, no como parte de un grupo religioso sino como hijos y benefactores de esa Fuerza.


Eduquémonos para saber escuchar y después interpretar, y aprendamos a interpretar para después educar.


Piensa en esto:


¿En qué áreas de tu vida necesitas escuchar la voz de Dios, sentir la fuerza de su Espíritu?

¿Con qué dones, talentos o virtudes has sido equipado y aún no has aprendido a dominar?

¿Has desarrollado el hábito de pasar un tiempo a solas con Dios para crecer en sabiduría?


Escríbeme para platicar al respecto: iglesia.retorno@gmail.com






 

¿Te interesa este tema? Quizás quieras ver el mensaje completo aquí:






5 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo