Somos carta de recomendación

Actualizado: 5 may 2021

"…ustedes son como una carta que habla en favor nuestro. Cristo mismo la escribió en nuestro corazón, para que nosotros la presentemos. No la escribió en piedra, ni con tinta, sino que la escribió con el Espíritu del Dios vivo. Y esa carta está a la vista de todos los que la quieran leer…" 2 Corintios 3:3 TLA


Dentro de las muchas lecciones de vida que recibí en la universidad, hubo una que marcó mi vida profesional y personal. Esta se refería a la sección del código de ética profesional relacionada con la publicidad, la cual dice: "Cuando… (se) busca conseguir un nuevo trabajo mediante anuncios u otras formas de mercadotecnia, puede haber una amenaza al cumplimiento de los principios fundamentales… de comportamiento profesional si la mercadotecnia de los servicios, logros, o productos, son de una manera que sea inconsistente con dicho principio. …no deberá: Hacer afirmaciones exageradas sobre los servicios ofrecidos, las calificaciones que posee o la experiencia que ha obtenido; o Hacer referencias denigratorias o comparaciones sin fundamento al trabajo de otro."


Este principio en sí mismo no representa el descubrimiento del "hilo negro", no es un fundamento exclusivo de una profesión, es, simplemente, una forma de vida y un claro ejemplo de cómo deberían verte las personas a tu alrededor (en cualquier escenario).


Cuando comenzamos una nueva vida o decidimos hacer un cambio, estamos expuestos a nuestras antiguas costumbres y comportamientos, la mayoría de la gente seguirá ubicándonos más por lo que ha conocido de nosotros hasta ahora que por lo que ha de conocer a partir de hoy, y muy difícilmente nos darán el beneficio de la duda aun cuando exista un cambio genuino en nosotros.


Cuando hemos lastimado a las personas (aun inconscientemente) lo que en realidad ha sucedido es que hemos roto cualquier vínculo de confianza y hemos atacado directamente a lo más delicado de cada uno, su corazón.


Por lo tanto, ahora que hemos comenzado un proceso de cambio debemos apelar a ese "código de ética" llamado Biblia, estudiarlo, y entender que somos la carta de recomendación y la campaña de mercadotecnia mas efectiva (para bien o para mal) que Dios utiliza para con los demás.


"…ustedes son como una carta que habla en favor nuestro. Cristo mismo la escribió en nuestro corazón, para que nosotros la presentemos. No la escribió en piedra, ni con tinta, sino que la escribió con el Espíritu del Dios vivo. Y esa carta está a la vista de todos los que la quieran leer…" 2 Corintios 3:3 TLA


Cuando alguien nos ataca y nos ofende, está bien enojarnos, pero debemos tener autocontrol y perdonarlo, debemos demostrar nuestro amor y no mostrarnos como hipócritas. El apóstol Pablo nos dice: "...ahora es tiempo de perdonarlo y consolarlo; …Así que ahora les ruego que reafirmen su amor por él." (2 Corintios 2:6-8 NTV)


Cuesta trabajo, lo sé, pero nosotros tenemos un poder más alto que nos da libertad y autoridad para perdonar, porque: "Cuando yo perdono lo que necesita ser perdonado, lo hago con la autoridad de Cristo…" (2 Corintios 2:10-11 NTV). Ahora bien, tampoco debemos andar por ahí queriendo convertir a todos para que piensen como nosotros, lo cual no es malo, de hecho es un mandamiento; sin embargo, debemos entender que al comenzar a conocer a Cristo de una manera personal, empezamos una relación de restauración y renovación, y que Dios comenzará un trabajo de transformación y preparación en nosotros, y solo hasta entonces, ahora sí, podremos ir y predicar el evangelio, cuando seamos una carta de recomendación acorde con los principios fundamentales de Dios.


¿Qué tan rápido o lento sucede esto? Bueno, es un hecho que todos podemos llegar a la meta, solo que a algunos nos ha tomado más tiempo arrepentirnos; así que más nos vale acelerar el ritmo para no tardarnos el mismo tiempo que hemos usado en lastimar a los demás, que el tiempo que nos queda para restaurar nuestras relaciones e inspirar a los demás.


Que tu mejor campaña y carta de recomendación sean tu comportamiento y los resultados de tu fe, recuerda que vale más una recomendación práctica que un cartel gigantesco presumiendo a tu "nuevo yo".


Piensa en esto:


¿Tu actuar es igual que tu predicar?

¿predicas con el ejemplo?

¿En qué áreas de tu vida te gustaría ser una carta de recomendación del carácter de Jesús?





 

No te pierdas este mensaje:



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo